lunes, 1 de marzo de 2010

Ojo de Romm



Unos mensajes en clave, en el muro del Facebook de César, me tuvieron intrigada durante todo un mes.

Su blog Ojo de Romm, comenzaba ya en diciembre con un post que avanzaba algo:

“Así es amigos, en 2010 me sublevaré y emprenderé mi vida, mi nueva vida, que es la de viajar y conocer mundo, en lugar de gastar mis horas y días envuelto en burocracias. Me voy para poder afirmar si eso que llamamos verdad es verdad o si sólo lo parece. Me voy para franquear el abismo entre la realidad y el sueño, y si tengo suerte quizás perder la llave (…)”

Pero no me atreví a preguntarle hasta el 11 de enero:

"Hola César,
Sigo tus pasos a través de tu blog.. y la verdad es que me tienes intrigada con tu nueva aventura, sería posible saber algo más... no es mera curiosidad, es que pienso que sería una historia bonita para ser contada.
Sin más, y sin que te sientas en el compromiso de hacerlo.
Ánimo y un abrazo enorme!!! "


La verdad es que estaba ávida por saber más, por entender qué había motivado esas "ganas de franquear el abismo entre realidad y sueño". Y como era de esperar, su respuesta no me dejó indiferente.

En su mail comenzaba explicándome que había sido un giro profesional, el que le había hecho dar el paso. Me decía, “este es el momento”. Y claro uno piensa, ¿justo ahora, que parece que no sea el momento para nada?

Fue una señal más. De esas que te dicen que el mundo se mueve por personas como él, o como tú o como yo, siempre que pensemos que podemos conseguir nuestros sueños.

Sus palabras:

"(...) quiero cambiar y dedicarme al mundo de la fotografía, que es lo que a mí me apasiona (…) ahora que tengo la oportunidad no quiero dejarla pasar y arrepentirme de no haberlo intentado."

Y su sueño, convertido en billetes de avión con rumbo a Camboya, le ha llevado a unirse a una ONG, donde se dedicará durante un tiempo, a dar clases y a trabajar con niños. For free, of course.

Un primer paso de asentamiento, para depués recorrer Laos y Birmania, con su cámara y su mochila, y con suerte, a su vuelta, poder ver sus increíbles fotografías expuestas en una de esas salas donde pasarías horas, admirando cada uno de esos instantes, y disfrutando de la gente, la luz y los colores que transportan a esa parte del mundo.

Su aventura que comenzó el 13 de febrero, ya tiene 28 días contados a modo de crónica desde su Ojo de Romm, grandes relatos y grandes fotografías, que desde aquí les invito a que sigan, sin dejar de pasar por su Photoromm. Una verdadera delicia.

Y para todos aquellos que no hemos podido disfrutar de los paisajes de esa parte del mundo, aquí linkeo un video de Ivan Vania, que a mi modo de verlo, los recrea bastante bien. A mí me ha transportado...





* Si quieres algo más de curious information about Asia, pincha aquí.

4 comentarios:

Mayte dijo...

Pufff... Imagino ese instante en el que uno decide dar un giro a su vida para, al fin, cumplir su sueño ...
¿¿Creería hace años que ese trabajo al que se iba a decicar era el que deseaba?? ¿¿Y si descubre que lo que encuentra al otro lado del mundo no es lo que esperaba...?? Es inquietante ...
Le deseo lo mejor del mundo!!!
A ti, y a todos los que a diario peleamos por nuestros deseos ... "BE STRONG".

Victoria Marrero dijo...

De momento su aventura va "mejor que bien" según sus propias palabras, pero si le echas un vistazo a su blog veras sus pasos.
Gracias May!!! Me sumo a tu BE STRONG ;))

TERE dijo...

Que valentía la de ser capaz de consagrar la vida a un propósito,no solo porque es parte del camino hacia la felicidad,sino porque es la mejor manera de que la vida valga la pena.
¡Adelante a todos los que como él persiguen un sueño!

Anónimo dijo...

Pues yo lo haría encantado de la vida. Propongo darnos un tiempo, y pasado este si todo sigue igual hay que plantearse: ¿realmente quiero pasar mi vida como un autómata, o prefiero que cada día sea diferente?

Yo lo tendría claro, y cada vez más.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...